Durante esta crisis se ha reconocido el esfuerzo heroico de los docentes universitarios para mantener las clases en circunstancias para las que muy pocos estaban preparados. Cientos de casos de éxito y resiliencia se han difundido por medios sociales en las últimas semanas mostrando que los profesionales de la educación están en capacidad de afrontar retos tan complicados como lo que les plantea la actual crisis.

Pero, ¿qué opinan los y las docentes? ¿cómo se están sintiendo?

Un reciente informe publicado por el banco Interamericano de Desarrollo resalta un conjunto de debilidades del sistema educativo y de las universidades que han hecho que esa tarea heroica sea muy difícil de cumplir.

tres de cada cuatro docentes en la región no se sienten preparados para incorporar nuevas tecnologías digitales en el aula. La falta de recursos tecnológicos y financieros, planeación estratégica y capacitación son considerados los principales retos para su integración.

El resultado del estudio que consulta a 800 docentes muestra las evidentes brechas de acceso de tecnologías de la información en el domicilio del docente, frente al acceso con el que cuenta en el recinto educativo. pero más allá de las limitaciones en equipamiento y conectividad, el estudio refleja limitaciones que pudieron y debieron haber sido cubiertas hace muchos años considerando el tiempo que la tecnología lleva presente en las principales ciudades y universidades de la región. Uno de esos aspectos es el limitado enfoque hacia la formación y desarrollo de las competencias digitales en los docentes

El 38% de los docentes reporta que sus universidades no tienen programas de capacitación para el uso de tecnologías digitales

A lo anterior se agrega que cerca del 60% de los docentes observa que sus instituciones no ofrece incentivos para la innovación y/o aplicación de las tecnologías en los cursos y ello podría responder a una falta de visión de parte de las autoridades respecto de los beneficios que las tecnologías de la información pueden aportar al proceso educativo cuando son integradas apropiadamente.

Uno de cada cuatro docentes considera que su institución no tiene una visión de cómo utilizar las tecnologías digitales para mejorar la enseñanza y el aprendizaje

En conclusión, señala el estudio la percepción de los docentes es que las Instituciones de Educación Superior (IES) deben tomar esta crisis como una oportunidad de aprendizaje y cambio en aspectos que van desde la asignación de recursos hasta el desarrollo de competencias del profesorado mediante programas de capacitación en habilidades digitales.

Señala además que la contingencia COVID-19 hizo patente que las IES carecen de preparación para un cambio inminente de los paradigmas del modelo educativo , ya que, frente a esta nueva realidad post-COVID, donde hay incertidumbre acerca de regresar a un modelo en el campus, es importante considerar nuevas formas de brindar oportunidades de educación y construcción de conocimiento a los estudiantes.

El estudio recomienda que las IES tengan en cuenta las habilidades tecnológicas en el proceso de desarrollo y atracción de profesores y que, para el profesorado activo, es esencial diseñar programas de capacitación alineados con el mundo digital y en colaboración con el gobierno y las empresas.

Es esencial crear condiciones que permitan a las universidades tener acceso a tecnologías educativas y desarrollar sus herramientas adaptadas a las realidades de la región.

El estudio cierra indicando que existe la oportunidad de llegar a un mayor número de estudiantes de manera eficiente mediante el desarrollo de educación en línea y semipresencial en la región. Una oportunidad que no se puede dejar de aprovechar.